no-despiertes-a-papa-goliath

Juego de mesa No despiertes a papá de Goliath

La marca Goliath nos trae otro divertidísimo juego de mesa. No despiertes a papá… ¡y la tarta de chocolate será tuya! hará las delicias de los más pequeños y también de toda la familia. Jugar padres e hijos resulta ser una experiencia enriquecedora que, a su vez, refuerza los lazos afectivos. Seguro que alguna vez el hambre te habrá venido por la noche, pero cuando has querido asaltar el frigorífico o la despensa, tus padres te habrán pillado con las manos en la masa, o, más bien, con la tarta a punto de ser engullida. Un juego fantástico para los más golosos de la casa.

Imagina por un momento la situación: El papá se encuentra en la cama roncando a pierna suelta. Los niños deben llegar a la nevera cuidadosamente y de puntillas para no despertarle. No hay nada peor que molestar a tu padre mientras duerme profundamente. Sería terrible que lo despertaras en medio de una pesadilla.
La dinámica del juego es muy sencilla y fácil de comprender para nuestros hijos. Tenemos que girar la ruleta y recorrer el tablero, y en función del resultado que hemos obtenido, iremos avanzando las casillas lentamente. Pero tenemos que llevar mucho cuidado, ya que el tablero de juego está repleto de trampas, las llamadas casillas de ruido. Si caes en una de ellas, estarás obligado a pulsar el despertador, y, si se despierta, el papá te mandará a la cama, teniendo que volver al punto de partida.
no-despiertes-a-papa-juego-de-mesa
El juego contiene: 1 tablero, 16 tarjetas, 1 ruleta, 1 cama + papá durmiendo, que situaremos en el centro, 4 peones y sus correspondientes instrucciones. Se trata de un juego indicado para edades a partir de los 5 años, con el que podrán disfrutar de 2 a 4 jugadores.

Si te ha gustado esta propuesta, podrás encontrarla si entras en el siguiente enlace.
goliath-no-despiertes-a-papa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ideas para jugar, Juegos de mesa, Juegos divertidos, Juegos infantiles, Juegos para jugar en familia
Previous Post Next Post

Déjame un comentario, me encanta leerlos