geocaching-cache

Geocaching, la búsqueda del tesoro

¿Te apuntas a la búsqueda del tesoro? Hoy os proponemos algo diferente para disfrutar en familia: el Geocaching. Seguramente este verano habréis encontrado a más de uno por la calle cazando animales virtuales con el móvil, toda una moda que, en el fondo, se basa en su origen en este juego mucho más interesante. En el Geocaching millones de usuarios en todo el mundo han escondido pequeños tesoros. Algunos incluso los puedes encontrar muy cerca de casa y no lo sabes. Están ocultos en farolas, detrás de una verja o incluso pegados debajo de algún buzón. Las posibilidades son infinitas y dependen, sobre todo, de la imaginación de la persona que los ha escondido.

La dinámica del juego es muy sencilla. Lo primero que debes hacer es registrarte en la página web oficial (www.geocaching.com), y seguir unos sencillos pasos para rellenar tu ficha de usuario. Cuando has completado todo,  puedes acceder al mapa de los tesoros o, mejor dicho, caches, que es como realmente se llaman. Cada uno de los caches tiene una descripción donde te explicarán sus características, nombre, tamaño y otras curiosidades. Por regla general el tesoro siempre está vinculado a un lugar, un edificio, y hasta puede hacer referencia a sucesos históricos relevantes ocurridos allí. El juego en sí mismo es una forma estupenda de aprender cosas de una ciudad, pueblo o montaña.

Para los caches de ciudad hay que extremar poderosamente la atención ya que, cuando estás buscando, no debes ser visto. Las personas que no juegan al geocaching, ni tampoco lo conocen, se hacen llamar muggles. Una denominación prestada de las novelas y películas de Harry Potter que, en este universo fantástico, venía a definir a todos aquellos que no eran magos, ni sabían de la existencia de la magia. En resumen,  en la vida real, los muggles son las personas que no tienen ni idea de la existencia de este juego.

geocaching-cache-ninos-familias

Cuando consigas el tesoro, tienes que poner tu firma y la fecha en la que lo has encontrado.  A su vez tendrás que hacer lo mismo en tu ficha de la página oficial, y a partir de ese momento, cada vez que encuentres uno, se irá contabilizando en el perfil. Hay gente que lleva muchos años jugando, y tiene cientos e incluso miles de tesoros encontrados. El cache bajo ningún concepto te lo puedes quedar, lo tienes que devolver al mismo sitio donde lo encontraste y dejarlo con total disimulo. En algunos de estos escondites puedes llegar a encontrar objetos, e incluso algún pequeño juguete o muñeco que puedes coleccionar o dejar en otro cache. Si te llevas algo de alguno de estos contenedores, a cambio debes dejar otro de similar tamaño o valor.

Los caches que puedes encontrar en la naturaleza son los más divertidos para hacer en familia. No es necesario irse muy lejos, ya que los parques y jardines de nuestras ciudades están llenos de ellos. Los escondites en plena naturaleza son realmente emocionantes, te hacen caminar por la montaña y conocer lugares a los que jamás irías si no fuera por este juego.

Para encontrarlos tan solo tienes que registrarte en la web y localizar los objetos con un móvil o una tablet con datos, o estar conectado a  una wifi. Las fichas de cada cache contienen coordenadas, y las mismas se pueden seguir con algunas aplicaciones creadas para el uso de este juego. El GPS del móvil te guiará de una manera muy intuitiva hasta el escondite, pero algunos de ellos son realmente complicados de encontrar.

geocaching-con-ninos

En el mundo hay caches de todo tipo. Los más fáciles estarán pegados con un pequeño imán a una señal de tráfico o introducidos de una manera sutil en la corteza de un árbol. Otros son mucho más originales y con un grado de dificultad bastante alto. Los jugadores han llegado a camuflar objetos hasta mimetizarlos con las piedras o la superficie de una pared. La experiencia te irá dando olfato geocacher y, a medida que la vayas adquiriendo, los hallarás con mayor facilidad.

Esta actividad hace que nuestros hijos salgan a la calle y al campo, vuelvan a jugar en el exterior, a la vez que usan las nuevas tecnologías que tanto les gustan. Si hacen geocaching en familia o con amigos incentiva el espíritu de equipo, y os aseguro que da para muchas horas de diversión sana. Eso sí, hay que advertir que, un pequeño porcentaje de estos escondites, pueden entrañar alguna clase de peligro como, por ejemplo, que el cache esté en una zona de riesgo (frente algún despeñadero, acantilado…). Pero tranquilos, en la ficha siempre se advierte si el cache es apto para niños y familias, y os aseguro que la mayoría de ellos lo son. Más adelante os seguiremos contando más curiosidades de este entretenido juego. Nos vemos en la búsqueda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

adultos, App para móviles y tablets, Geocaching, Juegos infantiles, Juegos para jugar en familia
Previous Post Next Post

1 comentario

  • Reply Vestidos para bautizos 19/10/2016 at 10:43

    Me recuerda a los campamentos que hacía cuando era pequeña en la sierra de Madrid. El juego era exáctamente igual. Lo quiero repetir con mis pequeños.

  • Déjame un comentario, me encanta leerlos