roco-croco

Cuidado con los mordiscos de Roco Croco

Roco Croco es un perro con muy malas pulgas que acostumbra a dormir a estas horas de tanto calor. Le puedes encontrar en el interior de su caseta en el jardín de su dueño. Muchos han osado acercarse a él y se han llevado de escarmiento un buen mordisco en la mano. Es el terror de vecindario y es un acaparador de huesos, se queda todos los que ve por la calle. Nuestra misión será cogerle el mayor número posible aprovechando una de sus largas siestas. Pero cuidado, ya que puede estar haciéndose el dormido. ¿Quién será el valiente que alargue la mano?

roco-croco-goliath
La marca Goliath presenta este divertidísimo y original juego de mesa ideal para estas vacaciones. Aunque está recomendado para edades a partir de los 4 y 6 años, seguramente gustará indistintamente a pequeños y mayores. No apto para niños menores de esa edad, ya que contiene piezas pequeñas.
Pueden participar de entre 2 a 6 jugadores. Toda una excusa para invitar a tus amigos y familiares a pasar un rato de risa asegurada.

El juego contiene los siguientes elementos: 1 cuenco, 1 pinzas “pata de gato”, 20 cartas y 24 huesos de colores (6 rojos, 6 azules, 6 amarillos y 6 blancos). Antes de empezar tendrás que instalar 3 pilas alcalinas para que el perro se mueva y emita sonidos. Su instalación es muy fácil, pero se recomienda que sea supervisada por un adulto, o, mejor aún, que vuestros padres mismamente lo preparen.
goliath-roco-croco
A continuación tendremos que poner a Roco Croco en su cuenco, girándole la cabeza hacia el lado derecho y presionando sobre la misma. Así nos aseguramos de que esté dormido mientras ponemos los huesos de colores. Tras estas operaciones mezclaremos las tarjetas y las colocaremos boca abajo sobre la mesa. Y ya solo nos quedará mover el interruptor, situado bajo el cuenco, a la posición ON (encender).

Tal y como decíamos, el objetivo del juego consiste en recoger los huesos del cuenco llevando cuidado de que Roco no se despierte. Si ladra quedarás automáticamente eliminado. Las cartas nos van indicando la cantidad y los colores de los huesos que cada jugador debe ir cogiendo. Para ello utilizaremos la pinza con forma de pata de gato. La habilidad consiste en hacerlo silenciosamente, intentando apoyarnos lo menos posible en el cuenco.
Una vez que el jugador se guarda los huesos, el turno pasa al siguiente, y así sucesivamente. El juego continúa hasta que sólo queda un único jugador en la mesa. En el caso de que no queden huesos en el cuenco, ganará el jugador que más haya recogido.
También existe la modalidad de no eliminar a nadie, es decir, si Roco Croco se despierta, el jugador devuelve todos los huesos al cuenco y finaliza su turno. El que tenga más al final de la partida se convierte en el ganador.

Un juego repleto de suspense, diversión y de más de un susto. Para más información pincha el siguiente enlace de la web de Goliath.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ideas para jugar, Juegos al aire libre, Juegos de mesa, Juegos divertidos, Juegos infantiles, Juegos para jugar en familia, Juguetes para niños y niñas
Previous Post Next Post

Déjame un comentario, me encanta leerlos